Editorial El Periódico: Respaldo a la CICIG


El objetivo primordial de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) es apoyar, fortalecer y coadyuvar a las instituciones del Estado de Guatemala encargadas de la investigación y la persecución penal de los delitos presuntamente cometidos con ocasión de la actividad de los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad (CIACS) que operan en el país, así como cualquier otra conducta delictiva conexa con estos, y la determinación de sus estructuras, actividades, formas de operación y fuentes de financiamiento, promoviendo tanto la desarticulación de dichas organizaciones como la sanción penal de los partícipes (autores, cómplices y encubridores) de los delitos cometidos.

Asimismo, la CICIG está facultada para recabar, evaluar y sistematizar información suministrada por cualquier persona, entidad oficial o privada, organizaciones no gubernamentales, organismos internacionales y autoridades de otros Estados, así como para promover la persecución penal por medio de denuncia penal ante las autoridades correspondientes y para constituirse en querellante adhesivo en los respectivos procesos penales.

La CICIG opera bajo la responsabilidad de un comisionado (Francisco Dall’Anese) designado por el Secretario General de la ONU.

El desmantelamiento de los CIACS y el procesamiento penal de los responsables están previstos en el Acuerdo Global de Derechos Humanos, que es uno de los Acuerdos de Paz que se firmaron por el Gobierno de Guatemala y la URNG.

Asimismo, el combate contra el crimen organizado es un imperativo, ya que es un flagelo que está sufriendo la población guatemalteca.

Por tanto, nos complace muchísimo que el presidente Otto Pérez Molina haya brindado el apoyo del Estado de Guatemala a la CICIG en su lucha contra el crimen organizado y la ausencia de castigo.

Lectura de interés:  El G4 manifiesta su apoyo al trabajo del MP y la CICIG

elPeriódico aprovecha la oportunidad para reiterar su respaldo irrestricto a la CICIG y espera que sus acciones se sigan encaminando a erradicar la impunidad en nuestro país y a fumigar las “gusaneras” en el sector público, las cuales, indudablemente, son la principal fuente de poder e impunidad para las mafias.

Finalmente, la esperanza es que, por el bien de todos en este país lacerado por el crimen y el hampa, la CICIG siga teniendo éxito en su gestión y que, por fin, se imponga el respeto a la ley y la justicia debida.

print