Comisionado conversa con Cadena radial SER

Comisionado conversa con Cadena radial SER

NOTICIA 120


El periodista Rafa Panadero de la Cadena radial SER de España, entrevistó recientemente al Comisionado Iván Velásquez Gómez sobre el trabajo de la CICIG en la lucha contra la corrupción e impunidad en el país.(Se publica réplica de la entrevista con fines informativos).

“Ahora Guatemala está comprometida en la lucha contra la impunidad”

No es un cargo sencillo. El Fiscal español Carlos Castresana lo tuvo que dejar en 2010 porque según él mismo contó había una trama para asesinarlo, supuestamente tras meter en la cárcel a un expresidente. El actual responsable de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) ha tenido mucho que ver en la dimisión y procesamiento hace sólo unos meses de Otto Pérez Molina, un presidente que entonces estaba en activo y ahora está en prisión. El exjuez colombiano Iván Velásquez dice que lo de temer por su vida “no es uno de sus puntos de preocupación”. Hay otros.

P: El fiscal Castresana dijo cuando dimitió que Guatemala había fracasado en su compromiso de luchar contra la impunidad….

R: La dificultad para mí es que no conocía Guatemala antes de incorporarme. Hablar en términos de fracaso me parece muy radical, pero entiendo que entonces había unas circunstancias muy particulares, relativas a la relación personal de Castresana con diversos sectores de la sociedad, que pudieron llevarle a esa conclusión.

Lo que podemos ver ahora es que Guatemala no ha fracasado, está en proceso de reconstrucción, y hay una energía social y un espíritu renovado que podría llevar a lo contrario: Guatemala está comprometida en la lucha contra la impunidad y esperamos que sea fuerte y duradero

P: ¿Qué ha cambiado en la CICIG desde que Usted llegó?

R: Realmente es la misma, pero hay circunstancias específicas y momentos que la han condicionado. El acumulado desde que empezó a funcionar es lo que ha permitido que ahora se recojan frutos.
Hay también una organización diferente que probablemente haya contribuido a tener más eficacia. el hecho de haber agrupado en unidades a los abogados con los investigadores y analistas ha dado mejores resultados.

P: Entre esos resultados, la caída del presidente Otto Pérez Molina es quizá el más destacable. ¿Qué tuvo más peso, las manifestaciones en la calle o los informes de la CICIG?

R: La conjunción de uno y otro. Las investigaciones de la CICIG que llegaron a la identificación de Otto tiene un peso importante porque demostraron su posible responsabilidad penal, pero sin la reacción social que se generó en el país y particularmente sin la manifestación del 27 de agosto, quizá el Congreso no le hubiera levantado la inmunidad…. Es muy importante la reacción social, desde abril, lo destacamos siempre. Esa reacción de la sociedad condujo a la renuncia primero de la vicepresidenta, y después del presidente Otto Pérez, y al impulso de reformas que desgraciadamente hasta ahora no han sido aprobadas. Es la conjunción de todos los elementos que muestran la posibilidad del cambio.

P: A Otto no se le pudo arrestar por su supuesta relación con casos de genocidio, pero sí por un asunto de corrupción en la aduana. Recuerda al caso de Al Capone y sus problemas con la contabilidad…

R: La CICIG no investiga el conflicto armado. No examinamos nada relacionado con la lesa humanidad, genocidio, desapariciones o ejecuciones.

P: ¿Qué tal su primera entrevista con el presidente electo Jimmy Morales?

R: Mucha cordialidad y muchos buenos propósitos. Esperamos que se puedan concretar. Hemos hablado sobre su compromiso en la lucha contra la corrupción, que fue tema de campaña, y que ha reiterado

P: ¿Le genera confianza alguien que cuenta con el apoyo explícito de la asociación de veteranos militares? Para muchos son los responsables de algunos de los hechos más oscuros en la Historia de este país

R: Conozco poco del nuevo presidente. Ha expresado su compromiso en la lucha contra la corrupción, y dice que no tiene compromiso con factores de poder en el país, lo que le da independencia en su actividad. Hay una esperanza, pero siempre hay que ver qué puede hacer en el ejercicio cotidiano de su mandato.

P: Ustedes han dado un golpe importante a un gobernante en activo. Es algo histórico, sin duda, pero da la sensación de que han golpeado al corrupto, y no al corruptor. Han ido a corregir los efectos pero no a combatir las causas….

R: No es cierto, lo que pasa es que no es la clase de empresarios que algunos sectores quisieran que estuvieran vinculados. En La Línea [el caso de corrupción que provocó la caída del presidente], no hay defraudación de grandes empresarios. No sé si los grandes empresarios lo están en otros actos de corrupción, pero si lo están y la investigación lo permite llegaremos hasta ellos. Hay ejemplos: personas afines a la Confederación de Cámaras Empresariales, y algunas vinculadas con ellos, han sido afectados por las investigaciones. No hay nadie por encima de la ley y lo hemos demostrado.

P: ¿Es más fácil meter en la cárcel a un presidente que meter en vereda a una multinacional?

R: No distinguimos.

P: ¿Qué papel podría jugar España en esta lucha contra la impunidad en Guatemala?

R: España jugó un papel importante hasta 2010, dieron bastante miles de euros, pero ya no es así. Sé que quieren seguir presentes, aún con pequeñas sumas. Ese pequeño aporte revela un respaldo político a la acción de la CICIG y eso también es importante.

P: ¿El ejemplo de la CICIG puede ser exportable a otros países de la región?

R: Cada país define sus propias necesidades, aunque en todo caso las prevenciones mostradas por algunos sobre una intervención extranjera no son reales en el caso de la CICIG, que surgió en respuesta a una necesidad planteada por Guatemala, no fue una iniciativa ONU.
A partir de ahí, cada país debe identificar sus necesidades para fortalecerse y hallar el diseño que mejor le corresponda.

P: Algunos en Guatemala le consideran un héroe

R: Ha habido un reconocimiento social, pero que eso no debe significar descargarse de responsabilidad. Es una forma fácil para cualquiera decir “que sigan trabajando ellos, que lo están haciendo bien”. Nosotros pedimos lo contrario: la responsabilidad del futuro de Guatemala es de los guatemaltecos. Muchas gracias por todo el apoyo, que es provechoso y útil en cuanto puede impulsarnos y detener a otros.

P: Al menos sí reconocerá que ha devuelto la esperanza a los guatemaltecos.

R: Hemos contribuido al rescate de la esperanza

P: ¿Hasta cuándo habrá que esperar, cuánta esperanza les hace falta a los guatemaltecos?

R: No sabría medir en tiempo, pero sí es necesario identificar las estructuras enraizadas en Guatemala que permitan cambiar esa cultura de la impunidad por otra de legalidad. Eso lo tiene que hacer la sociedad guatemalteca, no se puede pedir que lo haga otro y no asumir. Todo esto es un proceso que tiene que hacer Guatemala.
En todo caso son procesos largos, de transformación cultural que no se logran de un día a otro. Hace falta un compromiso por parte del Estado, para ir sentando las bases.

P: Como decía una de las consignas que se gritaba en las manifestaciones del verano con Otto ¿esto apenas empieza?

R: Eso es, esto apenas empieza.

Lectura de interés:  Telediario dialoga con el Comisionado Iván Velásquez Gómez

Ver publicación de origen aquí


AUDIO RELACIONADO

print