Mensaje a los jóvenes de Guatemala Acerca de la elección de Fiscal General de la Nación

Mensaje a los jóvenes de Guatemala Acerca de la elección de Fiscal General de la Nación

NOTICIA 05


En una conferencia ante cientos de jóvenes universitarios, el Comisionado de la CICIG, Carlos Castresana, habló sobre la reconocida honorabilidad que debe tener el nuevo Fiscal General de la Nación. Una cualidad intangible que se reconoce a leguas, pero que para algunos pocos que quieren insistir en componendas, resulta un concepto abstracto y confuso.

Pensemos en personas que a nivel mundial se hayan destacado por ser honorables y que las personas sensatas inmediatamente identifican como personas íntegras, dedicadas a su labor, personas a las que un fajo de billetes no puede corromper. Hay muchas. Y en Guatemala las hay de sobra. Pero, ¿dónde están?

Esas personas honorables son las que deben postularse como candidatos a Fiscal General, dentro de un proceso que será vigilado y fiscalizado por la sociedad civil y ¿por qué no? Por la comunidad entera.

Los jóvenes universitarios preguntaban: ¿qué podemos hacer para tener el mejor Fiscal General? El Comisionado Castresana les respondía: “Los jóvenes universitarios tienen una enorme responsabilidad en el futuro de algunos aspectos cruciales de su país que se encuentran en juego en este momento”. Son los jóvenes de ahora quienes están mejor informados y por lo tanto tienen el deber de comprometerse con su país.

Guatemala tiene un talón de Aquiles grave: el problema de la seguridad y la justicia, el cual, en este momento histórico para el país se traduce en la elección de una de las jefaturas públicas más importantes: el Fiscal General de la Nación.

Para el Comisionado Castresana, Guatemala se encuentra en medio de una serie de circunstancias que la hacen –como país- muy distinta de casi todos los demás países del mundo -por lo menos de los democráticos-, en los cuales rige el principio de legalidad, donde la ley se aplica por igual a ricos y a pobres, a poderosos y a desfavorecidos, a políticos, a empresarios, a trabajadores, a cualquier persona. Allí la ley es igual para todos.

Lectura de interés:  Consideraciones sobre el proceso de elección del Fiscal General

“En la mayor parte de la sociedades democráticas avanzadas, el derecho penal es la última ratio, el ordenamiento jurídico tiene muchas modalidades que regula la convivencia, que regula las relaciones entre particulares, entre las instituciones y los particulares, el funcionamiento de las propias instituciones y solamente en aquellos casos donde se producen rupturas del orden le

print