Debaten sobre los CIACS

Debaten sobre los CIACS

NOTICIA 022


 La amenaza que representa para una democracia la incrustación de los Cuerpos Ilegales y Aparatos Clandestinos de Seguridad (CIACS) fue analizada por expertos en el foro “Los nuevos caminos de cooptación del Estado”, organizado por la Fundación Mirna Mack, la Universidad Rafael Landívar, Asies, la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, Impunity Watch y Open Society Foundations.

En la actividad participaron: el Doctor Luis Jorge Garay Salamanca, economista y consultor de Colombia; el Doctor Samuel González Ruiz, abogado y consultor de México; el ex Vicepresidente Eduardo Stein Barillas; y el Comisionado Iván Velásquez Gómez. Moderó la actividad la abogada Anabella Morfín.

El primero en abordar el tema fue el Doctor Luis Garay Salamanca, quien considera que la criminalidad en los países en que opera no podría existir sin una relación con instancias claves del Estado y de la sociedad.

“La criminalidad es un capital político, social y también cultural, de tal manera que no debemos entender que la misma sólo se refiere a infracciones o delitos de tipo económico, sino que en la medida que avanza estamos hablando de interacciones con apariencia de legalidad en la instancias políticas, sociales y culturales”, explicó.

Agregó, que estas estructuras se están expandiendo a nivel mundial y es más difícil controlarlas, por lo que es necesario que exista una coordinación transfronteriza con los estados con el fin de identificarlas y desarticularlas.

“Estas nuevas redes ilícitas están integradas por agentes abiertamente criminales, y entre agentes que se mueven entre lo legal y lo ilegal; estas redes aprovechan la tecnología y la versatilidad para tener la facilidad de desarticularse en un lugar y tener presencia en otro”, resaltó.

Lectura de interés:  Comisionado conversa con jóvenes

Fortalecer al Estado

En opinión del Doctor Samuel González Ruiz, los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos se incrustan más fácilmente cuando un Estado tiene un sistema débil, por lo cual los estados deben fortalecerse para no permitir la entrada de estos grupos y que operen impunemente.

“Se debe capacitar a fiscales y policías para que tengan conocimientos sobre las nuevas formas de investigación y de esta manera puedan identificar a los agentes que están al servicio de las redes criminales”, aseveró.

Señaló que el fenómeno de la corrupción se puede combatir por las vinculaciones internacionales del lavado de dinero que estos grupos tienen a nivel mundial ya que el “dinero siempre deja huella”.

El ex Vicepresidente Eduardo Stein Barillas analizó cómo fueron identificados los cuerpos ilegales que estuvieron al servicio de la lucha contra la guerrilla, los cuales se fueron mutando y adoptando nuevas formas para adaptarse a estas realidades políticas y económicas del país.

Afirmó que estos grupos están generando nuevas actividades de enriquecimiento ilícito y lavado de activos. “Ante las carencias existentes, las CIACS han transmutado e infectado a lo interno de las instituciones del Estado”, aseveró Stein.

Al servicio del crimen organizado

En su intervención, el Comisionado Velásquez detalló las principales características de estos grupos clandestinos, los cuales se han convertido en maquinarias sofisticadas al servicio de estructuras del crimen organizado que debilitan el Estado, fomentan la corrupción a todo nivel y se aprovechan de las instituciones públicas y de sus fondos para generar inmensas ganancias con total impunidad.

“En la actual coyuntura del país, los CIACS son redes político-económicas ilícitas que se interrelacionan con el fin de ejercer control político y generar negocios rentables; desarrollan actividades políticas y económicas que se caracterizan por infiltrar prácticas políticas y transacciones ilícitas”, enfatizó.

Lectura de interés:  Comisionado conversa con estudiantes de Derecho de la UFM

Afirmó que los cuerpos ilegales como toda empresa, lo que buscan es una ganancia económica y política, por lo cual es primordial identificar y atacar sus capitales. “Debemos extender la mirada para incluir no sólo asociaciones, empresas, redes y mercados que no están legalmente regulados; sino relaciones entre empleador y empleado”, expresó.

Resaltó que los CIACS son grupos que no tienen ideología, ya que su principal afán es el enriquecimiento ilícito, y aunque no intentan violentar el orden constitucional, sí constituyen una amenaza para un estado democrático de Derecho.

Otro de los rasgos de los CIACS es generar una notable importancia a las actividades y tareas de inteligencia y contrainteligencia para asegurar el cumplimiento de sus objetivos.

“Los CIACS producen inteligencia que alimentan sus propios dispositivos de contrainteligencia para facilitar y proteger sus actividades ilícitas, por lo que deben impulsarse operaciones contra estos grupos para lograr su total desarticulación”.

El Comisionado concluyó que los CIACS son “grupos de poder real para el enriquecimiento ilícito y generar impunidad, no son una actividad gubernamental ni privada, son entidades adaptativas mixtas y transicionales, que se desplazan entre lo público y lo privado, entre lo gubernamental y lo empresarial, entre lo lícito e ilícito, entre lo informal y lo formal”.


Introducción por Licda. Anabella Morfín

Dr. Luis Jorge Garay Salamanca (Colombia)

Dr. Samuel González Ruiz (México)

Dr. Eduardo Stein Barillas (Guatemala)

Lic. Iván Velásquez Gómez (Comisionado CICIG)

Conclusiones por Licda. Anabella Morfín

print